martes, 25 de junio de 2013

El despertar de los zombies: Versión Nicaragua.



Recuerdo que alrededor de hace una semana me desperté al otro lado del charco, en Madrid y procedí a hacer lo de todos los días, después de desayunar y demás empecé a leer noticias tanto de España como de mi amada Nicaragua (Soy Nica hasta los tuétanos).

De pronto me encuentro con noticias sobre una  huelga que están haciendo los Adultos Mayores y  me topo con un movimiento llamado #OcupaINSS que después de lo vivido en todos estos días me recuerda a lo que he vivido estando en España y en Europa en general llamado #15M e #Indignados (Ya hay muchas replicas en distintas partes de América, una de las más sonadas últimamente es la de Brasil). 

Comienzo entonces a hacer lo que toda persona cuerda debe hacer cuando se dan estas cosas, INFORMARME, sobre de que trata la huelga, que están pidiendo, que dice la ley, claro esta me falta leer a profundidad más sobre la ley, reglamentos y acuerdos para enterarme completamente de todo, pero de lo que leí pude tener una idea claro de lo que trataba lo que estaba sucediendo en mi país. 

Me sentí comprometida con la causa, día a día fui siguiendo y comentado sobre esto, alentando a lxs jovenes y población en general a apoyar, me sentía un poco frustrada por no poder hacer más, ya que estaba a miles de kilómetros, así que bueno aproveche los medios que da la red, los medios digitales y apoyaba desde acá.

Y les diré que conforme pasaban los días y me iba enterando de más y más cosas y del acontecer con la huelga lloré, lloré en más de una ocasión, pero hubieron dos razones de mi llanto, la primera era de rabia, indignación, repudio y dolor por lo que estaba pasando, no cabía en mi mente como era posible que las autoridades y la policía nacional estuviera bloqueando el acceso a comida y medicamentos a un grupo de ancianos que solo estaban protestando pacíficamente por un DERECHO. No se a ciencia cierta si todos los ancianos ahí presenten habían cotizado o no, no se si todos cumplían los requisitos, pero eso no da el derecho para que los encierren y les corten el acceso hasta de agua y electricidad. 

Pero la segunda razón por la que lloré varias veces era de orgullo, de alegría al ver a lxs jovenes nicaragüenses despertarse de su letargo, ¡¡¡SI!!! esa juventud dormida,  inmóvil, que no sale de su mundo de burbujas ( si, muchos de lxs jovenes nicas viven en un mundo de burbuja, lo se yo que trabajo con ellxs en la Universidad)  hay muchos que pasan sus  días normales sin inmutarse con lo que pasa afuera con en la realidad de Nicaragua SU país. si esta juventud al fin despertó, al fin se motivo, al fin se dio cuenta que si ellos no luchan nadie más lo hará. 

Se que paso un episodio fuerte en una madrugada cuando ancianos y jóvenes cantaban y un grupo de antisociales (no diré otro nombre porque este es el más decente que encontré) los atacaron verbal y físicamente, les robaron sus pertenencias, y esto no lo invento, tengo contacto directo con más de unx de lxs jovenes que fueron atacados. Pero saben esta vez aunque si había dolor, rabia, indignación e impotencia en mi llanto por lo que escuchaba y leía de los testimonios vivido, muy en el fondo también  estaba llena de orgullo, de regocijo porque gracias a esos jóvenes mi Nicaragua estaba comenzando a cambiar

Y hoy le digo a mis chavalxs, LO QUE HAN HECHO NO HA SIDO EN VANO, esos golpes, la perdida de sus pertenencias, los horrores que pasaron, el miedo y el dolor, aunque en un momento no debieron ni de pasar, todo eso HA VALIDO LA PENA.

También debo aplaudir la posición que tomo la iglesia católica, aplaudo de pie ese espíritu reconciliador y protector que tuvieron hacia los ancianos y los jóvenes, principalmente a monseñor Báez, esto es lo que debe hacer un verdadero representante de Dios, quiero citar una de las frases que más destaco de su mensaje "No nos interesa su ideología ni religiosidad, son seres humanos hijos de Dios... "

Entiendo según leo que se ha llegado a un acuerdo con los Adultos Mayores, espero en Dios que de verdad cumplan esta vez. 

Pero a lxs jóvenes de los cuales estoy tan orgullosa solo me queda decirles algo:

La lucha no es entre el pueblo, no es entre colores, no es entre partido, no es entré ideología,  tengan presenten que los colores que  por los que tienen que vivir, luchar y hasta morir, son  el AZUL Y BLANCO. 

¡JÓVENES POR FAVOR NO SE VUELVAN A DORMIR! Nos queda mucho por delante, nos queda mucho para construir una mejor Nicaragua, pero ¿Saben qué? ¡HEMOS DADO UN ENORME PASO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Buscar este blog